Trabajamos con la pedagogía Waldorf

La Pedagogía Waldorf mantiene un profundo respeto al niño y a sus particularidades y crea un entorno donde puede crecer de modo armónico y equilibrado, potenciando sus capacidades y talentos. Nuestro modelo pedagogico se sustenta sobre 8 pilares:

EL HOGAR

Baobab es un hogar, con el ambiente cálido y acogedor que le es propio
Baobab cuenta con esa cualidad de hogar, esa calidez de una casa donde el cuidado de lo emocional, lo afectivo, lo anímico, es la base, el fundamento desde el que construimos todo el maravilloso edificio de la pedagogía

Baobab tiene una dimensión idónea a la edad de los niños/as donde pueden abarcar en su experiencia los sucesos que tienen lugar.

LA NATURALEZA

La Naturaleza en La Casa del Baobab tiene un papel protagonista.

Somos parte de la naturaleza. El ritmo anual nos lo marca la naturaleza y así transitamos de estación en estación viviendo con plenitud cada momento.

Para nosotros esta vivencia es algo muy importante en la infancia. Mediante nuestras excursiones semanales al campo, al percibir el cambio de las estaciones en nuestros paseos, mediante las canciones, la mesa de estación, los corros, los cuentos, con el cuidado del jardín, de nuestro huerto y nuestras gallinas, todo ello hace que sintamos el vínculo que nos une con la naturaleza y aprendamos a conocerla, cuidarla y respetarla.

EL ARTE

En Baobab comenzamos cada día con una propuesta artística.

Iniciamos el día creando, expresándonos, sintiendo la cualidad del color, del modelado o del movimiento. El arte constituye el trabajo con nuestra dimensión anímica. Lo anímico es lo que nos conecta con la vida. Es lo que nos hace trabajar, nutrir y sanar la emoción.

Necesitamos medios para poder relacionarnos con las cosas y los sucesos, medios simbólicos que medien con la realidad vivida. Decía Loris Malaguzzi que nacemos con 100 lenguajes, y nos los van cortando todos, hasta que al final solo nos queda uno.

Esos cien lenguajes son posibilidades de recibir y estar en la vida. Esos cien lenguajes son mallas simbólicas que iluminan una cierta parte de los real, son modos de relación que alumbran una vivencia que consiste en un reconocimiento de lo que soy y de mi realidad.

En un acto creativo, en el contacto con un “arte” tengo la posibilidad de reconocerme en la obra que creo. La obra, me dice lo que soy, cómo estoy, por dónde estoy transitando vitalmente. Sin necesidad de palabras, sin necesidad de una explicación. A través de una mediación simbólica yo me encuentro, y también me creo.

El trabajo de Arno Stern con la pintura y como explica lo que representa el dibujo es también para nosotros una gran fuente de inspiración al trabajar con las distintas artes.

EL JUEGO

El juego es una actividad básica del niño, es su Trabajo.

Debemos tomarnos el juego en serio. El niño crece y aprende jugando. El juego hacer paticipar la emoción, el cuerpo y todas las dimernsiones del ser en el crecimiento y el aprendizaje. Dentro del juego está involucrado el contacto con la energía creativa. De alguna manera, mediante el juego “el niño crea y se crea”. La creatividad contribuye a su vez a formar la personalidad, a liberar la imaginación, a lidiar con nuestras vivencias y con nuestros miedos. EL juego autónomo permite al niño ser quien es, reconocerse, socializar, trabajar sobre sus vivencias, ser creativo. El juego es una actividad fundamental de la vida. En palabras de Winnicott es actuar, es transformar el mundo, es existir. Mediante el juego el niño tiene el medio de estar en el mundo afirmando su poder, y también confrontándose con otros.

Es jugando y solamente jugando que es capaz de ser creador, y utiliza su personalidad entera para encontrarse a sí mismo. En las experiencias vividas a través del juego libre se forma un inconsciente originario que será la matriz de la vida afectiva, cognitiva y emocional. Hay muchas cosas que integran nuestras vivencias que no son verbales, lo verbal sólo es una pequeña parcela de nuestra experiencia.

Estas cosas para poder desarrollarse y trabajarse han de poder salir en el juego espontáneo: lo no verbal motor, lo rítmico, lo vocal, lo emocional, las frustraciones, los miedos, los fantasmas, los aprendizajes, las imitaciones. El juego, y en particular el juego libre, es algo esencial en la infancia y por tanto un aspecto fundamental en el día a día de Baobab.

LA EMOCION

Creemos que la educación emocional es un gran reto hoy en día.

Lo más importante para Baobab es que los niños/as estén bien emocionalmente, es decir, que se cuide como primera premisa el aspecto anímico del niño/a.

Para un niño/a lo más importante es sentirse querido, sentirse unido. Para ello el adulto debe estar siempre disponible emocionalmente, independientemente del comportamiento del niño. Es lo que llamamos amor incondicional.

EL PENSAMIENTO

Andar, hablar, pensar.

Estos son los tres extraordinarios hitos que se producen durante los tres primeros años de vida y que continúan durante los siguientes años.

Estos hitos están relacionados, el andar y el movimiento está relacionado con el habla y el habla con el pensar. Esto significa que para desarrollar un pensar vivo los niños y las niñas deben haber podido moverse mucho, deben haber podido jugar mucho, deben haber podido integrar toda su experiencia a través de situaciones concretas y reales en las cuales hayan podido intervenir y participar.

El niño adquiere la cualidad del pensar a través de la confianza de poder intervenir en el mundo en actos con sentido. Toda manipulación concreta y real facilita un posterior pensamiento rico y en contacto con lo real.

El niño pequeño está descubriendo su mundo al tiempo que se descubre a si mismo. De alguna manera creamos una imagen del mundo. Para esto el niño utiliza todo tipo de herramientas simbólicas que coinciden con el surgir de la imaginación.

En Baobab trabajamos con una gran riqueza simbólica por medio de los cuentos, de las fiestas y la vivencia del ritmo, de la euritmia, y del trabajo consciente con el lenguaje por parte de los maestros y maestras. Todo ello siembra las bases de un pensamiento que esté conectado con el resto de dimensiones vitales del niño. El niño usa estas para ver cómo son las cosas y cuál es su lugar en el mundo. El mundo es algo todavía muy grande y muy desconocido y las imágenes y los arquetipos le permiten identificarse e ir encontrando un horizonte significativo.

Mediante todo este trabajo sobre lo anímico, el niño va siendo permeado por un material que le permite situarse y orientarse dentro de un marco significativo, al tiempo que le reporta una calidez anímica que fortalece su voluntad y su crecimiento.

EL YO

Los niños/as han de poder verse reconocidos y afirmados en su Yo.
El aspecto más esencial de los primeros años de vida de una persona es que se está haciendo un individuo separado del resto, está conformando una individualidad. Cuidar y nutrir la esencia única de cada niño, esa luz particular que cada uno trae, el Yo, es un pilar fudamental en nuestro trabajo diario. Los niños/as han de poder encontrar su propia identidad a través del reconocimiento sin condiciones del otro. Para ellos debemos tener siempre viva las preguntas: tu quién eres, qué traes, qué necesitas. Debemos acompañar a los niños/as para que lleguen a la siguiente etapa de primaria con la autoconfianza intacta. EnBaobab creamos las condiciones para que el paulatino proceso de la autoconciencia vaya de la mano de la autoconfianza.

LA RELACIÓN

Los seres humanos nos creamos en relación, somos relación.
o más importante son las personas, el equipo, y el desarrollo de nuestra capacidad de amar. Dicho de otra manera: lo más importante es querer a los niños, que ellos se sientan queridos y respetados. Ahí va permeando una experiencia: el mundo es bueno, el mundo me acoge, la vida merece la pena ser vivida, y más aún, yo valgo por ser quien soy, sin condiciones.

Los seres humanos terminamos de crecer en un entorno afectivo y social que nos es necesario para sobrevivir. La relación es algo que nos nutre y nos conforma. Lo que sostiene y alienta al niño es la relación que los adultos de referencia establecemos con él o con ella. Esta relación debe ser una relación real, entre dos seres humanos que se encuentran, se respetan y se cuidan, donde el adulto porta la madurez y de ser un ejemplo digno de imitar.

Por otra parte en Baobab es muy importante el vínculo que se establece entre el hogar y el jardín. Las familias son parte activa pues Baobab es una entidad que sostenemos entre todos, anímica y prácticamente, ubicándose el niño en el centro.

Sobre la pedagogía Waldorf

La pedagogía Waldorf nace en 1919 de la mano del filósofo austriaco Rudolf Steiner. En España la primera escuela se crea en 1980. Se trata de un movimiento pedagógico de gran calado y reconocido mundialmente. Las escuelas Waldorf están reconocidas por la Unesco y actualmente existen más de 2000 escuelas repartidas en 90 países.

La bases pedagógica de la pedagogía Waldorf son la comprensión del hombre como un ser integrado por una dimensión física, una dimensión emocional, una dimensión intelectual y una dimensión espiritual. La educación debe atender a estas dimensiones de manera adecuada bajo la comprensión de las necesidades específicas de desarrollo propias de cada edad.

 

“La educación Waldorf cree en la necesidad de tener en cuenta al ser humano total y practica un enfoque evolutivo en la enseñanza. Ve la educación como un asunto de la vida misma y extrae sus lecciones de la naturaleza interna del niño”

¿Hablamos?

Llamenos
+34 911 399 554 / +34 647 47 60 75
Email
chantal@lacasadelbaobab.org
dirección
C/Miralprado, 12. Torrelodones

Suscríbete al blog